miércoles, 18 de abril de 2018

La lectura, gimnasia para el cerebro

En el Club de Lectura l@s Devora Libros, siempre nos pasa lo mismo, cuando llegan los meses de abril y mayo, llevamos varias lecturas entre manos. No sé si es porque abril es el mes del libro y mayo el de la feria del libro, tal vez sea porque como en la primavera florecen las flores a nosotros nos florecen las lecturas. El caso es que llevamos tres lecturas, de tres libros completamente diferentes, tanto en temática como en género:
Mauricio o las elecciones primarias de Eduardo Mendoza.
Niebla en Tánger de Cristina López Barrio.
Cuando el cielo diga mi nombre de Ana I. Fernández.
Y no contentas con eso l@s Devora Libros tienen ganas y entusiasmo para compartir la lectura de algunos artículos, visualizar algunos vídeos e incluso hacer gimnasia mental jugando con su mente.
La mente es tu mejor aliado si te dejas llevar.

Compartiendo pensameintos

viernes, 13 de abril de 2018

¿La puerta de la tía Tula?

Una puerta de una casa de Chillarón que resguarda su interior, una historia trágica en la que La tía Tula resguarda su interior también. Paisaje y lectura con un nexo en común.

Nuestra Alba de los besos rojos juega a ser bibliotecaria


A veces la vida y tu profesión se unifican  para poner, en tu camino, a seres extraordinarios que vienen a iluminar tu mundo. Esos seres, pueden ser grandes o pequeños, el tamaño en realidad no importa, solo el brillo que traen consigo. Este es el caso de nuestra usuaria Alba que ha ido creciendo con nuestra biblioteca y en nuestros corazones.
Alba llegó a la vida de esta bibliotecaria, como Ardilla lectora, y como la oruga que se transforma en mariposa, pasó a ser Ratoncito de biblioteca, para acabar convertida en Unicornio lector.
Y sorpresas te da la vida, sorpresas que te llenan, y recompensan con creces todo el esfuerzo realizado. Ahora Alba, nuestra Alba, la de los besos rojos, juega a ser bibliotecaria. Lo hace en su hogar, con toda la naturalidad del mundo, como si formará parte de ella misma.
Expone libros en la estantería, conoce la importancia de la colocación en la biblioteca, prepara su mesa: un ordenador, su taza con bolígrafos, de todas las formas y colores. Y se prepara para ejercer uno de los trabajos más cotidianos del bibliotecario: el préstamo de libros. Con todo en orden, como una buena bibliotecaria, dispuesta para empezar a trabajar, busca un usuario, y cómo no podía ser de otra forma, su madre se presta a ello.

Porque una madre a veces tiene que dejarse llevar por la imaginación y la creatividad de sus hijos. Y Ceci, que está totalmente convencida de la importancia de potenciar esa faceta en su hija, lo hace. Así Alba, como toda una bibliotecaria profesional, presta libros sin parar.
¡Cuánto me hubiera gustado compartir esos momentos hogareños con ellas! Convertirme en usuaria de mi pequeña Alba. Pero dejemos a la familia en la intimidad de su hogar, para que nos sorprendan con historias como está, que superan con creces lo que jamás podíamos llegar a pensar.
Porque Alba es una niña despierta, vivaracha y locuaz, encantada de poseer una brillante y desbordante imaginación, inquieta hasta la médula, que siempre tiene ganas de descubrir más. Sorprende verla tan contagiada de los mundos de Harry Potter o con sus zapatitos de tacón. Cualquier propuesta que realizas en la biblioteca es aplaudida por ella. Incluso otros eventos, que pueden resultar de lo más satisfactorio para una niña de su edad, quedan en un segundo plano, si se trata del taller de lectura. El taller es lo principal.
Puede que sea un poco culpable de ello o puede que no, pero os puedo asegurar, que es innato en ella: su curiosidad, su imaginación y creatividad no tienen límites.
Por circunstancias de la vida hemos disfrutado muchos momentos divertidos y tiernos  juntas. Ella y yo, mano a mano, con cualquier libro, cualquier actividad propuesta, disfrutábamos como si no hubiera un mañana. Porque cuando se trata de soñar ella es la primera y a mí una de las cosas que más me han llenado como bibliotecaria es soñar con ella.
Sólo me queda dar las gracias a Alba, por todo un mundo de emociones y satisfacciones compartido. Gracias mi pequeña bibliotecaria, nunca dejes de imaginar, porque todo se puede hacer realidad.

Los Unicornios cantarines

Los Unicornios han descubierto que las poesías y las canciones tienen más en común de lo que imaginaban. Que para hacer una buena canción la creatividad y originalidad es importante. Que como en los cuentos todo es posible: un perro puede maulllar y un gato puede ladrar, hasta un elefante puede volar
Han leído, interpretado y cantado canciones populares: Canciones Infantiles. Selección de María Meléndez e ilustraciones de María Jesús Santos, de la colección Alcancía, editorial Edelvives.
Un libro para jugar cantando y para cantar jugando
Los Unicornios han escrito sus propias canciones, le han puesto melodía y están preparando su videoclip casero. Se han enfrentando a sus vergüenzas y a sus miedos y ya los tenemos listos para grabar.

miércoles, 11 de abril de 2018

Los cumpleaños en el club de lectura tienen historia

Mientras seguimos comentando las diferentes lecturas que rondan por el club de lectura en este mes de abril, mes del libro, y cercana la feria del libro de Cuenca. L@s Devora Libros también tienen tiempo de celebrar el cumpleaños de una de sus miembros. Porque un cumpleaños rodeadas de libros, en buena compañía y mucho dulce... es como estar metida en un cuento con final feliz.
Celebrando lectura y cumpleaños

Trini feliz cumpleaños y que cumplas muchos más

sábado, 7 de abril de 2018

En mitad de dos destinos

Juan José Millás al escribir su obra El Mundo intentaba cicatrizar una herida abierta que se produjo cuando su familia emigró de Valencia a Madrid. En medio de esos dos destinos, se encuentra el paisaje de esta semana, la estación de tren de Chillarón. Un lugar donde cualquier lectura es posible, a la espera de un tren que te lleve a tu destino.
El Mundo de Juan José Millás, Premio Planeta 2007 y Nacional de Narrativa 2008.
Estación de tren de Chillarón.

viernes, 6 de abril de 2018

Música de Unicornios

Esta semana nos hemos adentrado en el apasionante mundo de la música. Este taller de lectura no pretender ser una clase de música, ni de canto, nuestras pretensiones son otras. Y mientras los Unicornios siguen leyendo: Quiero ser famosa de Paloma Bordons y Javier Aramburu y Bemol Pispante. Un ratón en el piano de Antonio Amago y Nuria Rodríguez. También escuchan música y juegan con ella, incluso componen sus propias canciones. En la biblioteca se va creando la atmósfera propicia para el siguiente paso, pero no adelantemos acontecimientos. Como en un buen libro de suspense hay que contar lo imprescindible para que el lector quiera conocer el desenlace.
Bemol Pispante y Ana María, la creadora de estos maravillosos dibujos, siempre estarán en mis recuerdos.

Porque leer, ver y escuchar todo es empezar a crear.