viernes, 10 de julio de 2015

Un premio merecido

¡Estamos contentos, nuestro esfuerzo ha merecido la pena!

Os voy a contar la historia de como el taller de lectura de los Ratoncitos de Biblioteca y esta bibliotecaria hemos llegado hasta aquí. No sé si recordáis que en la anterior entrada os prometí que iba a compartir con vosotros algo sorprendente, y como dicen que lo prometido es deuda...

Por Navidad la biblioteca recibe un folleto de la editorial Algar con propuestas diversas para llevar a cabo en colegios, bibliotecas...
Como bibliotecaria me pareció un pretexto perfecto para motivar al Taller de lectura "Los Ratoncitos de Biblioteca" y crear un hilo conductor para las diferentes actividades que realizamos todos los miércoles del año.
Así que no pudimos resistirnos y nos pusimos a ello, y aunque el trabajo ha sido duro: hemos adaptado los talleres, los hemos personalizado, a lo que nos pedía el cuerpo y el alma, al final ha merecido la pena el esfuerzo y la gran labor realizada.

Hace unas semanas terminamos el proyecto <Calcetín 100>. Este proyecto constaba de varios talleres imaginados, pensados, creados, desarrollados y disfrutados por los Ratoncitos de Biblioteca y por mi, Lupe, la bibliotecaria:

"Soy un caso extraordinario, convertido en diccionario"
"Instantáneas de libros" 
"Informativos literarios: News Algar".

Como bibliotecaria tuve el privilegio de enviarlo, de ser la primera en enterarme de que nuestro proyecto había resultado ganador y de recibir en primer lugar dos cajas (yo y las cajas, esta es otra historia...). Dos cajas con 100 libros de premio para la biblioteca. ¡Todo un tesoro!

He decidido crear en la biblioteca un rincón llamado "Ratoncitos de Biblioteca" con estos cien libros. Al fin al cabo los libros son suyos... Para que los disfruten y los usen todos los usuarios de la biblioteca.

Sólo me queda dar las gracias a la editorial Algar por el premio, por apostar por la lectura; a Ruth Ortiz Estrada, nuestra artista particular, que siempre está cuando la necesitamos; pero sobre todo a mis Ratoncitos de Biblioteca que se embarcaron conmigo en esta aventura y la llevaron a buen puerto.