viernes, 19 de agosto de 2016

Formación: todo por los usuarios

Mientras los usuarios de la biblioteca aprovechan el verano para descansar tirados en una hamaca o a la sombra de un árbol, viajar a Singapur o  a la Conchinchina, en lancha o en avión, tomar el sol o el "rocío" de las horas más tempranas del día, ir a la playa o a la piscina, subir una montaña o recorrer una cordillera, olvidarse del reloj en cualquier esquina y reponer fuerzas para el duro invierno. Esta bibliotecaria se ha puesto las pilas y ha decidido seguir formándose con la intención de ofrecer un mejor servicio a sus usuarios.

"Nunca es tarde si la dicha es buena"