jueves, 20 de noviembre de 2014

"Agua, tocado, hundido..."

Seguimos trabajando los libros de lectura. Cada Ratoncito con su libro
Ayer, en el taller, tocó compartir y exponer. La experiencia es gratificante porque poco a poco los niños van ganando en confianza, la oratoria la dominan mejor, son capaces de sintetizar y ser claros en sus exposiciones y entender lo que se esconde detrás de cada lectura. ¡Todo un reto para ellos y un logro para la bibliotecaria!
Para acabar el taller nos distendimos jugando al juego de "hundir la flota", pero en vez de hundir barcos teníamos que hundir palabras. Fue muy divertido y los niños se implicaron activamente.