miércoles, 12 de noviembre de 2014

"Todos menos uno"

Atreverse a ser diferente tiene un alto coste social, pero también una increíble recompensa. Eso es lo que descubre el pequeño guisante cuando decide recorrer el mundo. Así, cada estancia de su viaje se convierte en una instancia de crecimiento. Sin embargo, el valor del relato no se encuentra en la travesía, Éric Battut depara lo mejor para el final. Un desenlace tierno y humorístico que sacará a los lectores más de un color.
Y así ha sido... nuestros pequeños han imaginado todos los colores del universo.