sábado, 14 de mayo de 2016

Después de la tempestad viene la calma

Tras el ajetreado mes de abril, "libros mil", en que todas las lecturas parecen pocas para rendirle homenaje a el libro, ese objeto tan preciado para nosotros, al que veneramos y adoramos casi como si fuera un Dios. Tras la Feria del Libro en la que no quisimos perdernos ningún encuentro, siendo partícipes activos y directos de lo que allí ocurría, parece que ha llegado la calma a nuestras lecturas compartidas.


En el Club de Lectura Las Devor@ Libros nos hemos impregnado del dulce aroma que nos traen las Yayerías de Felix Albo. Nos hemos puesto en la piel de cada uno de los personajes, hemos profundizado más allá de lo que se nos contaba para entender sus sentimientos, los hemos sentidos. Unos han sido tristes, otros alegres, pero siempre nos ha quedado un regusto de dulzura con cada Yayería contada. Con las fábulas: "Antología de fábulas cuentos y leyendas del País Vasco" de Luis de Barandiaran Irizar hemos descubierto que al final los miedos, los malos y los buenos, las moralejas, son iguales en todos los lugares, "el mismo perro con distinto collar".

Pero no sólo leemos y comentamos las lecturas, también jugamos con ellas. Tanto Las Devor@ libros como los Ratoncitos de biblioteca intentaron descubrir dónde estaba escondido el vagabundo Trainard y el dinero robado en la historia "Una insignificante paja", uno de los 15 casos policíacos de Maurice Leblanc.

Además los Ratoncitos de biblioteca se atrevieron con Antología de Gloria Fuertes de una forma más espontánea y divertida. Hubo que leer poesías de una forma cómica o con una tristeza tan grande, tan grande, tanto que nos rompía el alma. 

Seguimos trabajando la memoria con nuestro juegos de palabras y así pasó la semana y llegó el viernes. 

Las Ardillas Lectoras se decantaron entre "memoria de elefante" o "memoria de pez" intentando recordar que esconde cada una de las habitaciones de las hadas en el fantástico libro Las casa secretas de las Hadas.
Y mientras pasa el tiempo... nosotros seguimos pensando en lecturas, lecturas sosegadas, lecturas con calma y con alma.