sábado, 25 de febrero de 2017

Mensajes de amor en los talleres de animación a la lectura

Los mensajes de amor, entre los Ratoncitos y las Ardillas, han sido los protagonistas indiscutibles de los talleres de lectura de esta semana. Ha sido toda una sorpresa comprobar como se devanaban los sesos, no sólo para crear un mensaje coherente sino incluso original, que enviar a los niños del otro taller de lectura.
Para darle mayor creatividad han tenido que realizar el mensaje con palabras y fotos, recortadas de los periódicos, por lo que toda la parte creativa ha sido cubierta. Ha habido mensajes que parecían más bien cuentos con pictogramas y otros mensajes ocultos.
Los usuarios de estos dos talleres lo han disfrutado y el objetivo de seguir unificando los talleres también ha sido cumplido.
Mensajes, cuentos y cartas de amor para los talleres de lectura

Pensar, recortar y pegar es aprender a crear.
Un mensaje de amor para esta ocasión.
 Pero como los cuentos nos acompañan constantemente en esta andadura, en la que nos hemos metido, esta semana no podía ser menos. Las Ardillas lectoras descubrieron asombrados por qué les encantaría comprarse un rinoceronte: "para querarlo... un montón", con el álbum ilustrado "¿Quién compra un rinoceronte? de Shel Silverstein. Los Ratoncitos de biblioteca recorrieron las diferentes secciones de una factoría, donde se encuentran los besos, acompañados de la repartidora de besos y un niño llamado Manuel, en el cuento La repartidora de besos de María Solar.
Aunque este último es un cuento lleno de amor, también contiene matices de tristeza, que nos han servido para introducir a los Ratoncitos en el siguiente sentimiento que vamos a trabajar: la tristeza.