lunes, 9 de noviembre de 2015

Pequeñines sí...

Quiero empezar agradeciendo a Nacho, uno de nuestros papás, su colaboración desinteresada.
Nos contó dos cuentos, muy distintos pero muy bien contados:
Adivina cuanto te quiero.
El pollo Pepe.
Fue espectacular descubrir la cara de nuestros pequeñines, era para comérselos, aunque creo que la cara de los papás y las mamas dejan poco que desear. 
Y como siempre digo para muestra un botón.

Nacho contando cuentos
Y los peques tan contentos
"Las Ardillas lectoras" disfrutaron de una sesión de Kamishibai, en las que el gato sol, casi deja de ser gato para convertirse en ratón...
El Gato Sol